25/2/08

CENTRO DE ARTE y ENTRETENIMIENTO -CENAE- (Concurso)

Zona Rental de la U.C.V, Caracas.
En colaboración con el Arqº Oscar Abraham Pabón Morales
Ház click en las imágenes para ampliarlas

El nuevo CNAE que proponemos es una edificación porosa, abierta pues ésta y no otra deberían ser las cualidades principales de una pieza que actúa como puerta de entrada y relación con el futuro corazón de la Zona Rental.
Partiendo de ésta consideración surge cualquiera de las decisiones de proyecto, las cuales exponemos a continuación.
Plaza-Jardín
A nivel de Planta Baja no consideramos oportuno liberar al máximo el espacio ni ofrecer una plaza dura…¿tiene sentido pretender la máxima transparencia y diafanidad?...¿es éste un lugar de paso, apenas una planta libre a través de la cual uno atraviesa hasta la Plaza Central?
Por ello, pensamos éste espacio como un jardín-patio; un ámbito paradójica y sorpresivamente prendado de imágenes, de referencias de cuanto atesoramos en nuestra memoria, salpicado de flores y plantas tropicales, y pavimentado con un extenso retal de mosaicos cerámicos cuyos motivos decorativos evocan los pavimentos de las casas coloniales.
Un lugar, pues, proyectado como una especie de reconciliación existencial con la memoria puesta de manifiesto a través de la manipulación de algunos aspectos o cualidades de tradiciones heredadas, empleando materiales naturales como piedras, ladrillos, cerámicas, madera…, de modo que la revitalización del espacio sobre el edificio Villanueva materialmente será el lugar de mestizaje, producto de combinar materiales industriales con los más arcaicos.
Apostamos al futuro del enclave considerando posible, deseable, y hasta necesario, establecer vínculos con nuestro pasado;…no tan remoto pero, en definitiva, auténtico de nuestra historia.
Exposiciones – Ferias – Eventos Artísticos de carácter temporal.
Proponemos vaciar al máximo el espacio reservado a las exposiciones comenzando por minimizar la presencia de algunos módulos estructurales heredados del Edif. Villanueva.
A tal fin contribuye la decisión de desplazar dichas actividades al nivel más alto, coronando la edificación pues no siendo penalizados por las cargas de ningún otro nivel situado por encima, es factible y razonable cubrir los 30 metros de ancho de la planta suprimiendo los apoyos intermedios, así como también, aumentar la altura libre del espacio superando claramente los escasos cuatro metros previstos en las bases del concurso.
En vista de que el arte actual – al menos en innumerables casos – no se concibe para ningún espacio en concreto, perseguimos obtener un amplio-espacio-libre-disponible, capaz de ofrecer la mayor flexibilidad posible. Es decir, para albergar exposiciones, ferias de muestras, eventos artísticos, dado el carácter temporal de su programación, pensamos alejarnos en lo posible de las regulaciones funcionalistas convencionales, a fin de ofrecer un espacio diáfano y generoso en el que unos mínimos atributos técnico-formales faciliten y estimulen la apropiación creativa de un lugar en el que muchas opciones de ocupación, distribución y uso están abiertas, características de un espacio pensado para cubrir un vacío en la oferta cultural de la ciudad.
Solución deudora de toda una larga lista de experiencias históricas canónicas (los proyectos de museo de Mies van der Rohe, el Centro Georges Pompidou, el Fun Palace, el Palais de Tokyo), e inclusive, de los grandes almacenes industriales cuyas dimensiones, diafanidad y sencillez, constituyen los más valiosos atributos de aquello que muchos consideran el marco adecuado para las prácticas artísticas contemporáneas.
Flexibilidad.
Con este inmenso lugar libre de obstáculos, el uso del espacio para exposiciones en el CENAE no está definido ni predeterminado: exhibiciones colectivas o individuales pueden tener lugar aquí o allá, dos proyectos se pueden cruzar y enriquecerse mutuamente, diferentes personalidades pueden rozar sus bordes sin volverse una sola cosa. Todos los principios que orientan la programación pueden ser cuestionados por un proyecto en particular... Sólo esta flexibilidad extrema puede dar el sentido para jugar su papel como laboratorio de arte contemporáneo.
Centro Comercial.
Tras la decisión de trasladar las exposiciones a la parte alta, las actividades comerciales pasan a ocupar los primeros niveles. Esto conduce a pensar en la posibilidad de proponer relaciones espaciales más estrechas con la Plaza-Jardín de acceso, así como con la Plaza Central y el resto de las edificaciones del conjunto.
Apoyándonos en éste razonamiento, pensamos que en contraste con la escasa o nula relación que suelen mantener los centros comerciales con el exterior, deberíamos perforar horizontal y verticalmente las plantas a fin de revertir éste hecho.
Es por ello que fracturamos las dos primeras plantas longitudinalmente mientras vaciábamos en sentido transversal, abriendo vanos entre comercio y comercio, lo que permitió conferirle al cuerpo bajo de la edificación ese aspecto poroso que logra entreverse a través de la celosía de fachada, y que a su vez permite la aparición de horadaciones profundas al volumen resultante. Estrategias clave para un edificio que debe aparecer como un filtro entre la ciudad y el nuevo espacio central que vinculará todas las edificaciones del conjunto.
El Cerramiento.
El hecho de que pensemos otorgarle un aspecto unitario a la edificación a pesar de que albergue un extenso y heterogéneo programa de usos, conlleva desdoblar el proyecto en dos: el contenido y la envolvente. En lo que respecta a ésta última, dicha envolvente homologa, formal y materialmente, cubierta y fachadas actuando como un único dispositivo de protección, pensado para obtener la más amplia gama de respuestas ante las condiciones y necesidades tanto climáticas como de intercambio interior/exterior.
Al abrigo del cerramiento, los espacios interiores son transformados en umbrales, zonas intermedias caracterizadas por la presencia tamizada del medio natural. De éste modo, todo el edificio aparece como un cuerpo entreabierto; un único aunque fragmentado espacio de transición, cuya piel regula cualquier tipo de contacto con el medio mientras garantiza una relación constante con el lugar.
La manipulación formal de ésta superficie, haciendo que el edificio presente pocos pero grandes pliegues y horadaciones – aparentemente exageradas respecto a su conformación – obedece a la necesidad de responder ante un entorno inmediato constituido por edificaciones de mucho mayor tamaño, el amplio espacio público de la Plaza Venezuela, así como la escala de la Autopista, hechos urbanos que reclaman tales gestos.
Lo dicho anteriormente aclararía, por ejemplo, la presencia de esas dos incisiones practicadas hacia la Avenida Casanova, las cuales anuncian claramente, e incluso desde lejos, las conexiones hacia la Plaza Central y el Hipermercado.
El Cerramiento estará compuesto por láminas de Zinc que presentan distintos grados de perforación (opaco – semitransparente – transparente), practicadas con motivos geométricos que evocan las celosías, cenefas y mosaicos de la arquitectura colonial.
La materialidad resulta entonces de carácter artificial, a base de productos industriales, lo cual también representa una respuesta ante estímulos del contexto como la Torre Polar, el Abra Solar de Alejandro Otero, así como el rudo pero a la vez fascinante espectáculo de la autopista.
La Cubierta.
La resolución de la cubierta es muy sencilla pues se trata de manipular una misma sección de cercha en V que irá desfasando su cumbrera en sentido longitudinal. Esto permite obtener un espacio interior dinámico y a su vez, esa forma expresiva hacia el exterior que define el aspecto de la edificación. Para nosotros esto último es importante desde el punto de vista contextual ya que consideramos es una buena forma de hacer notar el nuevo CNAE, pudiendo identificarse desde lejos, al tiempo que pretendemos relacionarla con íconos emblemáticos del lugar como las muy conocidas “bola” de Pepsi y la Taza de Nescafe. Además, teniendo en cuenta que colocamos el remate al edificio Villanueva, y que se trata de un proyecto que pretende erigirse como emblema de la zona, hemos decidido manipular formalmente el volumen como si se tratara de una de aquellas piezas características y reconocibles exploradas por el arquitecto en algunos edificios de la U. C. V.